C.E.A.P. diferente a la Universidad


Claramente y con facilidad, quienes forman parte del C.E.A.P., perciben un cambio radical desde el inicio, entre lo que comúnmente ofrecen las universidades del país y la formación innovadora que ofrece el C.E.A.P.

En el C.E.A.P. consideramos que el cambio percibido por nuestros integrantes está determinado por la ética, la responsabilidad y la calidad de los seminarios, sumados a las siguientes características:

 

Docentes con larga trayectoria en las temáticas abordadas en los seminarios.

Un riguroso respeto y un apego a la ética en la relación entre el docente y los
participantes.


Docentes orientados al desarrollo de habilidades que permiten una forma de pensar y  analizar  creativamente.


Una formación centrada en la aplicación de la teoría a la práctica, mediante el uso de  material audiovisual, análisis de casos, discusiones grupales, etc, que permiten a los profesionales enfrentar los múltiples desafíos laborales.


Una forma de evaluar centrada en el compromiso, la ética, las actitudes, la disposición y el deseo hacia la formación brindada, más que en la acumulación de información teórica y de poco uso práctico.


Un profundo interés en la calidad, más que en la cantidad, lo cual se traduce en una atención personalizada que se logra limitando el número de participantes por grupo 10 personas.


Una amplia variedad de herramientas que ayudan al estudiante a consolidar su formación profesional como lo son: material audiovisual, textos, cámaras de video y Video Beam, entre otros.

 

 

En el C.EA.P. Promovemos en los estudiantes una actitud ética y responsable hacia el ejercicio de la psicología, enfocándonos en la importancia de lograr una formación sólida e integral lejos de la rápida obtención de un título.


Los profesionales formados en el C.E.A.P. se encuentran EN CONSTANTE ACTUALIZACION profesional pues saben que la formación nunca acaba. Consideramos también que ser profesional no se logra con la obtención de un título;  para nosotros, el profesionalismo se va alcanzando con el esfuerzo  diario y continuo por lograr un mejor desempeño en la  profesión.


De esta manera en el C.E.A.P. nos enfocamos rigurosamente en nuestro principal objetivo: la formación constante y reflexiva de nuestros miembros, para lo cual tomamos en cuenta detalles como los siguientes:


No se utilizan PUPITRES
En el C.E.A.P. utilizamos Mesa de Reunión ya que permite la participación activa y promueve la discusión constante entre los integrantes, eliminando la tradicional relación vertical maestro-alumno.


No existe AULA DE CLASE
Para la formación profesional, el C.E.A.P. utiliza una sala de reuniones donde tanto el facilitador como los participantes discuten sus conocimientos y experiencias alrededor de una cómoda mesa. El uso de la sala de reuniones permite un mayor confort para los integrantes, beneficiando la adquisición del saber.  El aula tradicional vuelve aburrido y rígido el proceso de intercambios de conocimiento.


Adecuada LUMINOSIDAD DE LA SALA
En el C.E.A.P. hemos instalado una adecuada luminosidad, basada en criterios profesionales del manejo del espacio, con el fin de ayudar a que el proceso de aprendizaje sea más placentero.


Agradable TEMPERATURA en la Sala de reunión
Al igual que la luminosidad, la sala de reunión cuenta con una agradable temperatura que reúne en un espacio de privacidad todas las posibilidades de infraestructura adecuadas para la formación académica profesional.


No hay EVALUACIONES CUANTITATIVAS.
En el C.E.A.P. no creemos que el compromiso, responsabilidad y dedicación a la carrera se pueda medir con números.



Asesoría a los estudiantes

Una  de las características que hacen del C.E.A.P. un lugar diferente en la formación psicológica profesional con respecto a la educación universitaria tradicional es el constante y riguroso asesoramiento por parte del supervisor, lo cual permite discutir el avance y la adquisición de las herramientas ofrecidas en los diversos seminarios; de esa manera, en el C.E.A.P. nos aseguramos que los procesos de formación ofrecidos sean de absoluto provecho para nuestros miembros.